Cómo limpiar a fondo tu ordenador portátil y que quede como nuevo (o casi)

by
6 minutos
Cómo limpiar a fondo tu ordenador portátil y que quede como nuevo (o casi)

Hoy en día el portátil es una herramienta que usamos en el día a día, pasamos muchas horas delante de la pantalla y esto hace nuestro ordenador pierda la eficacia que tenía al principio. Es por eso que el rendimiento de algunos componentes pueden verse comprometidos si se acumula demasiado polvo sobre ellos, por lo que si queremos que nuestro portátil nos dure lo máximo posible, es crucial que no solo nos conformemos con limpiarlo por fuera, sino también por dentro.

Uno de los componentes que más afectado se ven son los ventiladores responsables de la refrigeración del equipo. Si la suciedad es excesiva, las palas dejan de girar y los componentes disparan más energía en forma de calor haciendo que el pc deje de funcionar.

A continuación, os vamos a dar una serie de consejos para limpiar vuestros ordenadores portátiles y que queden como el primer día. Pero este proceso requiere que seamos muy cuidadoso y lleva bastante tiempo, así que armémonos de paciencia y ¡vamos a ello!.

En primer lugar para empezar nuestra limpieza necesitaremos una serie de productos que son muy fáciles de conseguir: un bote de aire comprimido, uno o varios destornilladores especiales para tornillos especiales, un paño suave de microfibra y finalmente, unos pinceles de manualidades (es importante que las cerdas de estos sean suaves para que no ejerzan demasiada presión sobre los componentes delicados de nuestro portátil) un pequeño consejo es introducirlos 12 horas antes de usarlos en un vaso de agua para que las cerdas no se desprendan. Una vez que tengamos todo lo necesario, vamos a ponernos manos a la obra.

El segundo paso es sencillo tenemos que acceder al interior de nuestro ordenador por lo que llegó el momento de utilizar nuestros destornilladores especiales. Es importante fijarse en los tornillos dado que puede que estos no sean iguales así que hay que tener mucho cuidado en no mezclarlos.

Una vez hayamos retirado todos los tornillos, nos encontraremos con el sistema de refrigeración de nuestro ordenador el cual, como hemos nombrado anteriormente, es una pieza muy importante para evitar que los componentes se recalienten y superen su umbral máximo de temperatura. Os aconsejamos que realicéis una limpieza a fondo cada 12-18 meses. Para limpiar la plancha de aluminio usaremos el paño de microfibra un poco humedecido con agua o con algún producto de limpieza neutro.

El tercer paso es donde empieza a complicarse el proceso, rociaremos aire comprimido desde una distancia aproximada de 10 cm en ráfagas cortas de aproximadamente 2 segundos por toda la superficie del circuito. Es importante que insistamos en las zonas en la que se acumula más polvo, como pasa en los ventiladores y en los huecos que quedan entre las celdas de la batería.

El aire comprimido es una herramienta muy útil para retirar la capa de polvo superficial y acceder a los huecos más pequeños, por esta razón cuando veamos que las partículas adheridas a los componentes electrónicos no se desprenden tendremos que pasar a utilizar nuestros pinceles de manualidades. Poco a poco comprobaremos que este procedimiento nos permite deshacernos de todo el polvo que el aire comprimido no ha sido capaz de quitar del interior de nuestro portátil. Nos interesa retirar las partículas de polvo de los ventiladores de manera cuidadosa para evitar que el rotor se obstruya.

Finalmente, cuando ya tengamos nuestro portátil limpio de polvo solo nos queda colocar la tapa. Para este paso es importante prestar atención a los tornillos porque como hemos dicho antes puede que no sean todos iguales y tenemos que colocarlos en la ranura que les corresponde. Una vez completemos este paso ya tendremos nuestro portátil como nuevo, que nos permitirá seguir trabajando con un mejor rendimiento. 

Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para limpiar vuestros portátiles y darles así una vida más duradera.